Nuevas posibilidades de negocio en la industria del libro

Entre las muchas definiciones que encontramos en la RAE sobre la palabra “Revolución, ponemos la atención en: “Cambio rápido y profundo en cualquier cosa”. Eso es lo que las nuevas posibilidades de la tecnología digital han traído al mundo del libro: cambios rápidos y profundos en la edición, en la producción, en la comercialización, en la recomendación e incluso en la lectura de un libro. Estos cambios, para bien o para mal, siempre traen asociados nuevas iniciativas, nuevos modelos de negocio y grandes oportunidades antes impensables.

Surgen así nuevas plataformas de autopublicación de obras, de contenidos digitales, de edición digital, de venta de eBooks, de gestión de derechos de autor, de Metadatos, e incluso acuerdos para la gestión de Big Data de consumo para acciones de marketing.

A lo largo de la historia se han vivido diferentes revoluciones que han significado grandes cambios para la humanidad: La Revolución Francesa supuso la entrada en la Edad Contemporánea y un nuevo modelo en el gobierno en el país que fue el origen de las actuales políticas. La Revolución industrial potenció movimientos migratorios, crecimiento económico y sentó las bases de la economía actual. Ha habido más revoluciones: Rusia, China… todas ellas han supuesto grandes cambios y diferentes modelos vida. Ahora vivimos en la última gran revolución: La revolución digital, que cambiará la manera de comunicarnos y de recibir información.

La lectura cambia y con ello el lector que es cada vez más exigente y participativo en el entorno editorial. La forma de escribir y comprender los textos se transforma conforme a las nuevas tecnologías y una vez superado el periodo de adaptación y la sensación de amenaza ante un mundo cambiante, surgen las nuevas oportunidades de negocio en una evolución que está por escribir.

Los autores han buscado su propio camino a través de la autopublicación utilizando plataformas como megustaescribir.com, bubok, kindle o la recientemente creada Phylira Editorial. También deciden el modo de consumir la lectura o bien en formato tradicional, papel, o en digital, eBook, o en audiolibro que les permite combinar con otras actividades como el deporte.

Los editores buscan nuevas fórmulas en la creación y difusión de sus contenidos. Si antes se invertía todo a un único título y había que esperar a la venta de ejemplares para ver su amortización, ahora puede venderse por fracciones, por tiempo de lectura, por interés del consumidor… También tienen que estar muy atentos a las nuevas plataformas que surgen por un lado para la contratación de derechos de autor y, por supuesto a las de distribución digital porque en un mundo globalizado el libro ha de estar visible.

La visibilidad es la clave en la venta de los libros, lo comprobamos cuando entramos en una librería y vemos las pilas de libros de una misma obra o la invasión de un escaparate, pero ¿cómo no perdernos en el universo digital? ¿Cómo visualizar un libro? La clave: los Metadatos, otra acción que depende del editor y del buen uso de las herramientas apropiadas para ello. En España contamos con DILVE para esta tarea y también con Datalibri cuyos programas son compatibles con la mayoría de las plataformas de distribución tanto nacionales como internacionales.

Y en la distribución sigue estando “la madre del cordero” llegar al gran público depende de ellos. Tanto en formato papel como en digital los libros tienen que estar accesibles de forma rápida y eficaz. Es uno de los sectores del libro que más ha evolucionado en esta “revolución” ofertando a sus clientes nuevos modelos de difusión de contenidos como se explica en el último Informe anual del sector de los contenidos digitales en España.

Sin embargo, lo que mueve ahora las decisiones de compra son los comentarios y las recomendaciones, si el libro se ve en redes sociales y se comparten comentarios el éxito es seguro. También han surgido en este sentido modelos digitales como Goodreads que fue pionero en la recomendación de libros vía online y ahora tratan de imitar en otros países.

Pero ¿cómo podemos estar al día de todos estos nuevos cambios en el mundo del libro? ¿nuevos soportes, nuevas plataformas? Como posibilidad de negocio con gran proyección nació hace unos meses La lectora futura un canal de información que integra toda la actualidad del mundo del libro, donde el usuario puede seleccionar mediante etiquetas aquello que realmente le interese y compartir su información en la red social vinculada a la plataforma. Su visión es global con especial interés en el área hispanohablante y nace con sede en México, Argentina, Perú y España.

Tiempos de cambio, tiempos de oportunidades… Lo importante es lanzarse y convertir una idea en proyecto real!

 

Esta información fue extraída con fines didácticos del sitio:

http://www.blogcreacultura.com/nuevos-negocios-libro/

ESCRIBE UN COMENTARIO